El punto G masculino, ¿qué es?

Mucho se ha hablado sobre el famoso punto G femenino, pero ¿dónde lo tienen los hombres?

La respuesta a los hombres no les gusta demasiado, ya que para acceder al punto G masculino hay que hacerlo a través del orificio anal.

El punto G masculino también es conocido como “Punto P” porque realmente estamos hablando de la próstata, lugar donde se acumula parte del semen aportando entre el 15% y el 30% del plasma seminal.

¿Por qué tanto temor?

Quizás porque se ha relacionado erróneamente la estimulación o el sexo anal exclusivamente con la orientación homosexual, una pésima y errónea idea.

El mundo se empeña en poner etiquetas al placer y esto crea prejuicios y falsas creencias, y la estimulación anal en hombres heterosexuales es una de ellas.

¿A caso creéis que la conducta sexual la determina el tipo de estimulación recibida?

Existen mil formas de dar placer y todas deberían estar libres de etiquetas, el ano es una zona erógena más de nuestro cuerpo.

Punto G

¿Os gustaría saber cómo estimular el “Punto P”?

No es tarea fácil. La próstata se encuentra a pocos centímetros de la entrada del ano, puedes acceder a ella mediante el dedo pulgar o mediante algún juguete específico.

Una vez introducido el dedo o el juguete a pocos centímetros, ejerce presión hacia delante hasta notar un bultito blando en la pared anterior del recto, similar al tamaño de una nuez…

¡Has encontrado el punto G masculino!

El acceso a la próstata y su consecuente estimulación tiene que ser un ritual muy paciente y relajado. Recordad que el ano es una cavidad con miles de terminaciones nerviosas y que además tiende a contraerse.

Hay que ser paciente y olvidarse de las prisas, y por supuesto, es imprescindible el uso de lubricantes específicos y una adecuada higiene.

En este tipo de estimulación es muy importante estar relajado y predispuesto a probar. Ante las incomodidades o molestias considerables, es mejor desistir el juego para otra ocasión. Es una tarea progresiva y dependerá de cada persona.

¿Qué hay del orgasmo?

Aunque cabe la posibilidad de eyacular sin llegar al orgasmo, aquellos hombres que sí alcanzan el clímax mediante la estimulación prostática, hablan muy bien de la experiencia y la dotan de ser muy diferente del sexo oral o vaginal.

Esto tiene fácil explicación, se trata de otro tipo de estimulación y por tanto se activan centros cerebrales diferentes que provocan sensaciones distintas.

Y tú, ¿probarías la experiencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *