Fractura de pene, ¿es un mito?

La repuesta a nuestro titular es NO, no es un mito. Cuando hablamos de fractura de pene, lo primero que debemos de tener en cuenta es que el pene está totalmente libre de huesos, y lo que se rompe es la Túnica Albugínea, una gruesa capa que envuelve las estructuras internas del pene.

Pene roto
Dicho esto, ¿cómo se puede romper un pene?

Hay varias formas que pueden acabar en fractura de pene, pero si somos cautos y ponemos el suficiente cuidado a la situación, es un hecho difícil que ocurra.

¿Cuáles son esas situaciones?

Uno de los casos más comunes es durante el coito. Cuando durante una relación sexual se están dando penetraciones fuertes y bruscas, puede que en una de las salidas del pene al querer volver a entrar en la vagina, choque fuera de ésta con fuerza y se fracture.

Este es un accidente que puede ocurrir con facilidad si las embestidas son fuertes y desproporcionadas, tanto que no se presta la atención suficiente y en alguna ocasión el pene no entra en la vagina.

Otra situación que puede darse, es cuándo de manera rápida y por sorpresa, se guarda el pene dentro del pantalón de una forma doblegada cuando está en plena erección. Este hecho también puede provocar una fractura de pene.

Y en otros casos, también puede suceder una fractura cuándo se da un golpe muy fuerte en un pene erecto.

El síntoma principal es un dolor muy agudo, en ocasiones se puede llegar a escuchar hasta el chasquido de la ruptura, quedando el pene de forma doblegada.

¿Qué hacer?

Ir rápidamente al médico, no tengas vergüenza alguna. Según la gravedad del caso se proporcionarán anti-inflamatorios, inmovilización, analgésicos o cirugía en casos extremos.

Si se deja pasar y no se acude al especialista, el pene puede quedar torcido y puede acarrear fuertes dolores a la hora de mantener relaciones sexuales, también se pueden dar problemas urinarios o incluso terminar en problemas de impotencia.

¿Te ha sido útil este artículo? ¿Conoces algún caso en particular?

Judith Viudes

-Psicóloga y Sexóloga-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *