Masturbación femenina, basta ya de tabúes.

Las mujeres hemos sido dotadas de un órgano maravilloso que tiene como única misión proporcionarnos placer: ¡El Clítoris!

masturbación erótica

A pesar de estar en pleno siglo XXI, aún existen muchos tabúes entorno al sexo en nuestra sociedad. Por ejemplo, cuándo se habla de masturbación entre algunas mujeres aún sigue existiendo vergüenza ante tal palabra, incluso alarma.

¿Qué está ocurriendo?

La realidad es que hemos estado sometidos por un largo tiempo a una educación restrictiva de la sexualidad, de falsos mitos y creencias, lo que ha provocado que el término sexo y sus variantes aún tengan un significado pecaminoso en nuestra sociedad.

¿El resultado? No ser totalmente capaces de aceptar que como seres sexuados el sexo forma parte de nuestra naturaleza como animales humanos y es sumamente sano y natural. Y por supuesto, la masturbación también.

En esta publicación vamos a rendir tributo a la masturbación y le vamos a dar un SÍ con mayúsculas.

Masturbarse es un acto completamente normal y nato, tanto en hombres como en mujeres. Es una parte importante de nuestra sexualidad que nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, a explorarnos, a entendernos mejor y a aumentar nuestra autoestima.

Explorarnos es la mejor forma de saber cómo nos gusta, de qué forma, a qué velocidad, con qué presión, a qué ritmo…

No existe una manera correcta de masturbarse, cada mujer es un mundo y por eso las maneras de estimulación pueden ser infinitas. Así como el tiempo dedicado a ello, hay que olvidarse de las prisas cuando de placer se trata.

mujer reflejo erótico

Masturbarse es premiarse con placer propio, autodescubrisre y amarse.

Es fundamental sentirte cómoda contigo misma, de hecho es una de las pocas cosas que no te abandonará en la vida.

Además, la masturbación es un método efectivo para liberar tensiones tanto físicas como emocionales. Incluso gracias a las contracciones del útero y a su poder analgésico ayuda a liberar la tensión pre-menstrual, los dolores menstruales y molestias físicas como los cólicos.

Estimularse también ayuda a que la vagina se mantenga bien lubricada en un ambiente saludable, contribuyendo al buen funcionamiento del sistema sexual.

¿Y qué hay de los orgasmos?

Entender el funcionamiento de tu cuerpo te permitirá saber con que precisión puedes darle placer. Durante la masturbación y con la llegada del clímax se liberan hormonas como la Oxitocina, la Dopamina y las Endorfinas, encargadas de producir esa sensación maravillosa de bienestar y placer.

Y por si estas no fueran ya suficientes razones…

¡Recuerda que es gratis y puedes acceder a ella siempre que quieras!

Y ahora pregunto yo, ¿qué hay de malo en hacerse el bien?

Menos falsa moral y más ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *